Archivo de la categoría: Gobierno

Los ‘paraísos’ del hambre. Publicado por Nueva Tribuna y Público

Los paraísos fiscales son parte del entramado del hambre mundial. ¿Saben por qué? Según palabras literales del informe del relator de las Naciones Unidas para el derecho a la alimentación sobre especulación alimentaria: “En el incremento del precio de los alimentos, que ha sumido en el hambre a más de 1000 millones de personas, juega un papel importante la entrada en el mercado de derivados financieros basados en productos alimentarios”.

Imagen: Hambrunasenelmundo

Imagen: Hambrunasenelmundo

Para que estos movimientos especulativos en alimentos tengan lugar es condición hacerlo en lugares opacos, en mercados paralelos, en el salvaje oeste. Allí donde no hay normas, no hay transparencia ni queda registro alguno de nada.Son los conocidos paraísos fiscales. Estos paraísos fiscales no es únicamente el lugar dónde algunas personas esconden su fortuna al fisco, en realidad son plataformas para la especulación financiera y alimentaria, aunque es realmente difícil la cuantificación laTax Justice Network dice que en datos 2010 unos 32 billones de dólares (con 12 ceros) de los activos financieros mundiales está invertida en el agujero negro de los 80 paraísos fiscales. Los datos  son abrumadores, aproximadamente el 80% de la totalidad de la inversión financiera en el ámbito agrícola cumple características de especulación financiera y estos se realizan fundamentalmente en estos espacios.

¿Y este juego de casino cómo afecta a la alimentación? Pues al menos 40 millones de personas de todo el mundo fueron empujadas al hambre a causa de la crisis de los precios de los alimentos de 2008. La misma cifra (44 millones de aumento de la pobreza) se estima que fue debida al incremento de la especulación alimentaria entre 2010 y 2011.

Desde la crisis del 2008 varias organizaciones, entre ellas VSF Justicia Alimentaria Global hemos estado denunciando esta realidad y exigiendo la retirada total y absoluta de la especulación sobre un derecho humano como es el de la alimentación. Y eso es lo que  hemos exigido varias veces  al gobierno del Estado español. Reclamamos que cumpla con las obligaciones jurídicas que el Estado tiene adquiridas con respecto a este derecho humano básico y acabe de una vez la especulación financiera de la alimentación.

La Unión Europea no ha hecho apenas nada para mejorar la regulación de los mercados financieros ni para acabar con la especulación alimentaria y aunque se establezcan regulaciones y restricciones a estos movimientos especulativos en los mercados bursátiles, no tendrá apenas importancia, porque como decíamos más arriba el gran volumen de capital tiene lugar en paraísos fiscales, es decir ni siquiera hay voluntad de limitar los mercados regulados, pero aunque se hiciera no serviría de casi nada, ya que como hemos visto el juego está en otra parte. Es inmoral y criminal no eliminar los paraísos fiscales, y  quién debe empezar a hacerlo es la Unión Europea y sus estados que, a su vez, son de los más importantes propietarios o clientes de estos paraísos.

Javier Guzmán 

Director VSF Justicia Alimentaria Global

Anuncios

Europa acaba con sus agricultores. Publicado en Periódico Diagonal

Sabemos que los grandes desafíos a los que se enfrentan la Unión Europea y sus países miembros tienen que ver con la sostenibilidad, la salud y la equidad, y sabemos también que todos ellos están íntimamente relacionados con nuestro sistema alimentario. Cada vez hay más consenso no solo en movimientos sociales, sino en las propias instituciones internacionales como la FAO, que necesitamos transformar el actual modelo industrial y kilométrico a uno basado en sistemas alimentarios locales y que apuesten por una agricultura ecológica y de pequeña escala.

Manifestación de tractores en Bruselas. / Greensefa

Pero para que estos sistemas tengan lugar, es necesario la existencia de un actor básico e ineludible, aunque la industria y multinacionales lo nieguen. Necesitamos del campesinado y, si esto no es posible, tampoco será posible una alternativa a este modelo actual que es la causa de enormes problemas en cuanto a la salud alimentaria, cambio climático, derecho a la alimentación , etc.

Lamentablemente una cosa son los discursos institucionales y de nuestros políticos, y otra cosa bien distinta es la realidad. Una realidad que arroja datos dramáticos y que se pueden comprobar en la última encuesta sobre la estructura agrícola de la UE a finales de año. Esta encuesta certifica que entre 2003 y 2013, más de una cuarta parte de todas las explotaciones de la UE desapareció mientras que la superficie media por explotación agrícola aumentó en un 38%. En 2013, había 10,8 millones de explotaciones agrícolas de la UE, que trabajan 174,6 millones de hectáreas de tierra (la superficie agrícola utilizada). Dado que la superficie dedicada a la agricultura se mantuvo casi estable durante el período 2003-2013, la disminución en el número de explotaciones significa un aumento significativo de concentración agraria. El número total de las explotaciones en la UE se ha desplomado en más de cuatro millones de explotaciones desde el año 2003, un descenso del 27,5% en tan sólo una década. El número de explotaciones disminuyó en todos los Estados miembros de la UE, con excepción de Irlanda (+ 2,9%). En España la caída es del 13, 4%. Aquí hay que recordar que el porcentaje de población activa dedicada al sector primario en España es tan solo del 3%.

El número total de las explotaciones en la UE se ha desplomado en más de cuatro millones de explotaciones desde el año 2003, un descenso del 27,5% en tan sólo una década

El último ejemplo lo tenemos en la situación creada en el sector lechero tras la última reforma de la Política Agraria Común (PAC) que ha determinado el desmantelamiento del instrumento de cuotas de producción llevando a los pequeños ganaderos y ganaderas a una situación imposible. En este momento según el informe realizado por COAG sobre la situación del sector lechero, en España se pierde cada mes 65 explotaciones de ganadería láctea. La caída de un 20% del precio de la leche obliga a echar el cierre a 1.544 productores en los últimos dos años y reduce la cifra total a 16.490.

Dramáticos son también los datos concernientes a relevo generacional, donde vemos que en 2013, casi uno de cada tres productores de la UE tenían una edad superior a 65 años. En España el dato también es de tres.

Esta progresiva y dramática eliminación del campesinado de nuestros países ha sido el triste resultado de décadas de Política Agraria Comunitaria, que consume cada año el 40% del presupuesto de la Unión Europea y que obviamente ha tenido otros objetivos muy distintos de la defensa del modelo de agricultura y ganadería familiar.

Con estos datos ya hace tiempo que deberían haber sonado todas las alarmas. ¿Quién va alimentarnos? ¿Quién va a mantener el empleo en nuestras comarcas? ¿Quién va a mantener el medio ambiente y el territorio? ¿Quién va a mantener nuestros pueblos y su cultura?

Sin embargo nada de esto ha pasado, las grandes multinacionales siguen empujando por una agricultura en pocas manos, en sus manos, dicho de otra forma. Una agricultura sin agricultores, si acaso algunos pocos asalariados. Una agricultura que maximice su beneficio y externalice sus costes sociales, sanitarios y medioambientales.

Es urgente reflexionar y llevar al debate público el rol del campesinado y abordar consecuentemente un cambio radical de las actuales políticas en las que las grandes corporaciones no estén en el centro del interés, sino por el contrario, en la defensa y aumento del campesinado en Europa.

Javier Guzmán

Director de VSF Justicia Alimentaria Global

Matar las vacas. Publicado por Nuevatribuna.es y Público

En 1994 existían en España 140.000 explotaciones lácteas. Hoy 17.000

Los diez grupos lácteos más importantes manejan el 80% de toda la leche que se recoge en España

La desaparición este año de la cuota lechera beneficia directamente al proceso de concentración que la industria alimentaria y ganadera está impulsando los últimos años. La desaparición de las cuotas lecheras no es un ajuste técnico de un sector en concreto, se trata en realidad de una apuesta ideológica por la desaparición de los últimos vestigios de lo que fue una regulación de mercados y que tiene impactos dramáticos más allá de los puramente sectoriales.

Estos últimos meses después de las cuotas podemos observar de una manera vertiginosa los nefastos resultados. Así vemos como la mayoría de las empresas lácteas están ofreciendo contratos a ganaderos con un precio base de 0,26-0,28 euros litro e incluso han pagado a precios de 0,22 a partir de amenazar al ganadero con dejarle de recoger y luego “hacerle el favor” de llevarle la leche. Todo esto muy lejos de los costes de producción calculados en 0,34 euros, por tanto obligándolos a trabajar a pérdidas. Además, la eliminación de las cuotas ha erosionado  aún más el poder de negociación de los productores. La ecuación a la que se enfrentan es sencilla, o venden al mínimo precio y la cantidad que les dicen, o no les recogen la leche, porque ya no tienen obligación de hacerlo.

Frente a esta situación, es escandalosa la total inacción de la administración pública, que lejos de reaccionar, tan sólo ha sido capaz de establecer un fondo limitado en el tiempo de pago directo como una manera de cuidados paliativos antes de la segura muerte de la ganadería familiar en nuestro país. El mensaje es claro, solo los más grandes y los más integrados podrán sobrevivir, el resto vayan haciendo las maletas.

DESCARADO OLIGOPOLIO

En este momento, los diez grupos lácteos más importantes manejan el 80% de toda la leche que se recoge en España. El 60% de la leche recogida se destina a la leche líquida envasada; en este subsector, siete empresas controlan el 75%, y las tres primeras más del 40%. Del resto del mercado lácteo (del que, como se ve, apenas queda nada), el 50% lo controlan, directamente, los supermercados a través de sus “marcas blancas”. No se ve mucha atomización, más bien un descarado oligopolio.

Se trata de un planteamiento absolutamente ideológico que no tiene en cuenta ladestrucción de empleo local y pérdida de población rural. En muchas comarcas del país para los que la ganadería era el elemento básico de fijación de población y la realidad es que llueve sobre mojado, la desaparición de la ganadería familiar no deja lugar a dudas. En el estado español, en los últimos 50 años se han perdido 112 explotaciones al día, pero la intensidad de la extinción se ha incrementado últimamente y en los últimos 8 años ha ascendido a 255 pérdidas al día. En 1994, existían en España 140.000 explotaciones lácteas. Hoy, sólo quedan 17.000. Y no sólo en la fase productiva, cualquier iniciativa de pequeña escala en las fases de transformación y comercialización tiende a seguir la misma suerte. La apisonadora de los que mandan en la cadena las hace inviables.

LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA MIRA PARA OTRO LADO

Después de este planteamiento la pregunta parece obvia ¿De verdad, no hay otra forma de organizar el sector de forma que sea más justo y equilibrado y por tanto proteja la economía local de pequeña escala? ¿De verdad la administración pública sólo puede mirar para otro lado mientras desaparecen pueblos enteros?

Pues bien, mientras en España la ganadería lechera no participa del beneficio de la venta de un litro de leche y pierde dinero, en Canadá la ganadería se queda con el 54% del precio final de venta de ese mismo litro de leche. Así en el Estado español de cada 100 euros que pagamos por la leche, según el MARM, la fase de producción se queda con un beneficio de 0 €, la distribución se queda con al menos un 60% (pudiendo llegar a ser del 90%) y el resto (10%-40%) se lo queda la industria. Las diferencias entre Canadá y el Estado español no existen por casualidad.

Entonces ¿qué es lo que están haciendo estos locos canadienses? Pues aunque nuestros gobernantes les parezca una blasfemia, en Canadá tienen una política directa de intervención en los mercados, con el objetivo de reforzar las partes más débiles de la cadena de producción y equilibrar población y territorio.

En Canadá han desarrollado un modelo de gobernanza del sector donde las ganaderías son miembros de las juntas de negociación provinciales de venta de leche y venden su leche ahí. Estas juntas son gobernadas en cada provincia por las ganaderías y tienen la autoridad legal de regular, decidir precios e inspeccionar la calidad láctea. Las ganaderías y el gobierno deciden estos elementos anualmente, estando también presentes la industria y la distribución. Están presentes sí, pero, y esto es clave, tienen voz pero no voto. Con este mecanismo las ganaderías pueden cubrir sus costes de producción y asegurarse unas condiciones justas, por tanto no necesitan subsidios para este apartado y eso favorece a la ciudadanía que, además, paga menos impuestos para ello.

Que nadie se engañe, el desmantelamiento de la regulación del sector lechero en Europa supone la punta de lanza de toda una estrategia dirigida a exterminar la agricultura y ganadería campesina y familiar para entregarle en total control de nuestra alimentación a grandes multinacionales.


Javier Guzmán Director de VSF Justicia Alimentaria Global

Andoni García Arriola Miembro de la ejecutiva de COAG y de EHNE Bizkaia

La publicidad engorda. Publicado en el PAÍS, la Marea y en Rebelion.org

Mientras la OMS alerta del aumento de casos de obesidad, en el estado español se siguen publicitando productos altamente calóricos y el gobierno no solo no regula sino que se posiciona de lado de la industria con el lanzamiento de una campaña a favor de los hábitos saludables de la mano de las grandes corporaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar un informe tan demoledor como silenciado por los medios de comunicación. Una de las afirmaciones más contundentes alerta que de cara a 2015 llegaremos a la cifra de 1.500 millones de personas con problemas de obesidad. El caso es que existen ya en el  mundo 42 millones de menores de cinco años con sobrepeso, y sorprende constatar que la obesidad, hoy en día, causa más muertes que la insuficiencia de ingresos. . En España, por ejemplo, el sobrepeso afecta al 63% de los hombres y al 45% de las mujeres y la obesidad al 19 y 16% respectivamente.plastic-fast-food-toysEn cuanto a obesidad infantil somos los campeones de la UE casi al nivel del los EEUU.

Para atajar este problema, la OMS insta a los gobiernos a implantar cambios radicales en las políticas agrarias y alimentarias poniendo especial énfasis en regular y poner coto a una de las puntas de lanza del gran conglomerado  corporativo de grandes empresas de la alimentación, la publicidad. De hecho, la propia OMS ya afirmó que tanto la publicidad como otras formas de marketing de alimentos y bebidas dirigidas a los niños promueven el consumo, en su mayor medida, de productos ricos en grasas, azúcares o sal. Se trata de un marketing que, sin ningún tipo de regulación, invade escuelas, guarderías, supermercados, lugares de juego, consultorios y servicios de atención familiar y pediátrica, televisión, Internet y demás, y que obviamente influye de manera determinante en las pautas de consumo de la población.

No estamos hablando de un problema actual y que no haya generado debate a lo largo de los años, un ejemplo de ello es que en países como Noruega, Suecia y Quebec  se decidió en su día prohibir toda la publicidad en la programación infantil. Otros países como Perú, Ecuador o México han seguido recientemente el mismo camino, o Irlanda que recientemente acaba de publicar una regulación muy estricta sobre los alimentos “malsanos” ricos en grasas, sal y azúcar. Lamentablemente no podemos decir que el estado español haya llevado a cabo ningún tipo de medida en este sentido.

Y tampoco podemos afirmar, ni de lejos, que la publicidad alimentaria en nuestro país esté basada en productos que fomenten una dieta saludable. Los investigadores del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid), tras revisar 80 horas de emisión de cuatro canales de televisión españoles y analizar los alimentos y las bebidas que se promocionan, concluyeron que el perfil nutricional es poco saludable en la mayoría de ellos.

Para hacer frente a esta situación no disponemos de ningún mecanismo de regulación, sino únicamente un Comité de Autorregulación, casualmente creado en 1995 por las principales empresas anunciantes, agencias y medios de comunicación, ya pueden imaginarse que desde entonces hasta la fecha no ha existido ninguna sanción ni requerimiento.

¿En qué dirección juega nuestro gobierno?

Poco tiempo ha tardado nuestro gobierno en responder al informe de la OMS, demostrando con ello que no seguirá las sus recomendaciones en cuanto a implementar regulaciones y cambios en políticas públicas. Pues la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Fundación Alimentum  acaban de lanzar una campaña publicitaria en televisión de “Hábitos de Vida Saludables” (HAVISA). Una campaña que en su contenido explicita ser un reflejo “del compromiso del Gobierno en la lucha contra el exceso de peso y el sedentarismo”. Pero si rascamos un poco, solo un poco, y nos fijamos quien forma parte de la Fundación Alimentum, nos encontramos, no sin  estupor, a las grandes empresas de alimentación, y de bebidas azucaradas.

Así, dentro del patronato nos encontramos con que su presidente es D. Xavier Orriols lo Arumi, presidente de PepsiCo para el Suroeste de Europa, el vicepresidente es D. Javier Robles Gonzalez, presidente de Danone, S.A., el tesorero es D. Tomás F. Pascual Gómez-Cuétara, presidente del Grupo Leche Pascual, como vocales podemos encontrar a D. José Manuel González Guzmán, presidente y Director General de Bimbo Iberia, o D. Ignacio González Hernández, CEO de Campofrío España y D. Marcos de Quinto Romero, Presidente de Coca-Cola Iberia y la lista continúa.

¿Realmente las  multinacionales están interesadas en una alimentación saludable?, ¿qué persigue el Gobierno al realizar esta campaña? Todo indica que nuestro gobierno no se hace responsable de los datos y medidas drásticas exigidas  por la OMS. Olvida que  la alimentación  es un derecho y no  una simple cuestión de mercado, y que la flamante nueva  Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, no debiera ser un organismo más al servicio de las grandes corporaciones sino garante de nuestra salud pública.

 

Grandes corporaciones que  han ido incrementando su poder a través del control de la cadena agroalimentaria, la invasión en los supermercados de alimentos preparados, congelados, comida rápida, bebidas azucaradas,  y con un aumento exponencial de un componente clave en toda esta jugada, el aumento exponencial de la introducción y consumo de azúcar. ¿Están ellas preocupadas por la salud y el bienestar de las personas?

Quizás ha llegado la hora que  los gobiernos protejan debidamente el derecho a la salud de sus poblaciones, quizá haya llegado por fin el momento de que exista una regulación fuerte sobre las dietas malsanas que nos son ofrecidas y que consumimos vorazmente.

Quizá ha llegado el momento en que los ciudadanos reaccionemos y exijamos el respeto a nuestro derecho a una alimentación sana  y justa.

Javier Guzmán

Director de VSF Justicia Alimentaria Global.

 

http://elpais.com/elpais/2014/02/12/opinion/1392236082_413604.html

http://www.lamarea.com/2014/02/07/la-publicidad-engorda/

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=180557

Davos y el gallinero. La Marea y Rebelión.org

Estos días está teniendo lugar en Davos el Foro Económico Mundial, que tradicionalmente  era  un gran mercado al que acuden grandes empresas transnacionales y gobiernos,  para firmar importantes contratos e inversiones.

En realidad esto ha ido cambiando los últimos añodavoss, y aún con la apariencia de ferias y convenciones, estos espacios  informales y no democráticos, como Davos, G8 y  G20,  se están convirtiendo en la punta de lanza de un nuevo diseño gobierno de la  agenda global. Se trata de una  nueva gobernanza basada en la alianza de estados ricos y empresas transnacionales, que desplazan y vacían de contenido y capacidad a las propias instituciones de democráticas de Naciones Unidas.

En esta nueva estrategia ya no se habla solo de negocios, sino de educación, salud, hambre y  además con esa voluntad de influir y dirigir, las últimas reuniones del Foro ya no son a puerta cerrada si no que se pueden seguir las sesiones por internet y descargar algunos de los documentos más importantes.

Tanto poder en la agenda global  es cada vez más evidente, tanto que no ha pasado inadvertido para el Vaticano, que este año como novedad  ha enviado como participante al cardenal Peter Turkson.

Pero el certificado del cambio de diseño en la gobernanza, diseño que se basa que  en la  sumisión de las instituciones públicas y democráticas al poder fáctico de grandes empresas,  la ha realizado la propia ONU, que si bien a través de su Programa Mundial de Alimentos lleva diez años  participando “invitada” y pasando el cepillo entre los poderosos, ahora además ha ido un paso más allá en su discurso y se atreve a decir públicamente que grandes corporaciones son la  clave para  dirigir el mundo hacia el objetivo de hambre cero.

El propio  secretario general de la ONU Ban Ki –moon  ha presentado en el foro su iniciativa global de “El Desafío de Hambre Cero”, y anunciando como  su gran logro la asociación a la misma de grandes corporaciones globales de la alimentación industrial como  Unilever y DSM, que la financiarán. Una presentación donde  el hambre se configura como un fenómeno despolitizado, como una enfermedad, una epidemia que afortunadamente no se contagia, como un infortunio contra el que se comprometen a luchar, y que no tiene nada que ver con el  inmenso poder de las transnacionales en la alimentación mundial, lo cual significa un retroceso de décadas en el análisis y trabajo de la propia ONU.

Sin embargo sabemos que el hambre y recurrentes crisis alimentarias hunden sus raíces en el enorme poder que grandes empresas tienen sobre nuestra alimentación, y que condicionan toda la cadena alimentaria desde la producción al consumo. Si  hacemos un repaso rápido de la relación de transnacionales como de Unilever con la situación de alimentaria en el mundo, nos encontramos que es una de las mayores corporaciones alimentarias en el mundo, y que entre otras cosas es la  mayor compañía de té del mundo, y según datos del Corporate Watch, es propietaria de enormes  plantaciones en Kenia, Tanzania y la India, teniendo en consecuencia un inmenso poder sobre el precio del mundial del té

Unilever además es uno  de los grandes consumidores mundiales de aceite de palma para la fabricación de sus productos y es acusada  por organizaciones campesinas y sociales en Indonesia y otros lugares del mundo, como cómplice necesaria del acaparamiento de tierras y la destrucción de la selva tropical para los monocultivos de palma. Hay que recordar que este fenómeno actual  del acaparamiento de tierras es una de las causas más graves de generación de hambre y de destrucción de la agricultura campesina,  como la propia FAO informa.

Se trata por tanto de una estrategia bien diseñada de ocupación de espacios de gobernanza e iniciativas “benefactoras” que suponen la coartada perfecta para hacernos creer a la ciudadanía global que los zorros y solo ellos deben cuidar del gallinero.

Javier Guzmán.

Director de Justícia Alimentaria Global

La gran estafa alimentaria. Publicado por La Marea

Esta semana hemos recibido una  noticia que evidencia una vez más el enorme  poder que las grandes empresas de la agroindustria tienen sobre nuestra vida.

Esta noticia es  la conclusión del último estudio realizado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que determina que los alimentos “funcionales” dirigidos a niños menores de 12 meses NO aportan un valor añadido a una dieta equilibrada. En otras palabras, certifica  que  se trata de una enorme estafa. (http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/3408.htm)

cabecera

Alimentos estos llamados funcionales que  no son cualquier cosa, si no que se han convertido la última década en la nueva gallina los huevos de oro de la gran industria alimentaria. Un gran negocio  donde se han invertido cientos de millones de euros en grandes campañas de publicidad para convencernos de las maravillosas propiedades de estos productos. Productos que como renovados bálsamos de fierabras prometen mejorar las defensas de tus hijos, el colesterol, la osteoporosis, cualquier cosa que se puedan imaginar.

Se trata en realidad de un enorme negocio que mueve mas de 4.000 millones de euros, un negocio que ha logrado que en España el 40% de los hogares consuman algún producto de este tipo, o que 1 de cada 10 productos del lineal tengan estás características o que su precio cuadriplique a otro alimento de su categoría. 

Un negocio basado en una gran estafa que ha logrado a través de su millonaria inversión en campañas publicitarias que la mayoría de los consumidores siguen confiando en las propiedades milagrosas de estos productos, ocultando a la opinión pública la verdad.

Verdad que no es otra que la que defiende la EFSA, último bastión que aguanta la presión de los lobbies mas poderosos de Europa. Una verdad que indica que las propiedades de la gran mayoría de estos productos son falsas, puros fraudes.

Así la EFSA en los últimos años ha declarado como publicidad fraudulenta el 80 % de los productos que ha examinado, o que de los 44.000 productos que se han presentado a examen para verificar sus propiedades solo han sido aprobados 222.

Informaciones estás ocultadas, como ocultado ha sido  uno de los escándalos mas importantes derivado del  estudio contundente  que realizó en el ño 2010 la propia EFSA sobre el producto Actimel de DANONE.(http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/1903.htm)

Estudio que  rechazaba de plano las decenas de informes presentados que avalaban las propiedades de este producto para reducir las toxinas producidas por la especie bacteriana Clostridium difficile. Un informe que por tanto acababa radicalmente con las famosas ventajas de tomar L. Casei.

No obstante el gran poder de estas corporaciones en los medios de comunicación masivos impide que los consumidores tengamos acceso a la información real. Pero si nuestras adminstraciones públicas tienen esta información, si saben que somos víctimas de esta  enorme estafa masiva ¿Por qué no hacen nada? ¿Nos informan? ¿Van a regular?

¿Qué protegen? ¿Nuestra alimentación o su ganancia?

Javier Guzmán

Director de VSF Justicia Alimentaria Global

En Catalunya el hambre es voluntaria. Rebelion.org

En agosto leímos los hirientes datos del informe que publicó el Síndic de Greuges sobre la malnutrición infantil en Catalunya derivada de la crisis económica, donde se afirmaba que  50.000 niños sufren malnutrición  y 750 niños sufren una situación de desnutrición.

Pero  hirientes y desesperanzadoras también resultan las declaraciones que hoy ha realizado el Conseller de  Sanitat de la Generalitat Sr. Boi Ruiz, afirmando  que no hay niños catalanes desnutridos por culpa de la crisis,  reconociendo sin embargo que hay niños pequeños con problemas de malnutrición , o porque no comen suficiente carne o pescado o “porque ingieren demasiada comida rápida y productos poco saludables..  o que “hay malnutrición por malos hábitos, por obesidad o por otras cuestiones contra las que hay que luchar”

Se olvida el Conseller de Sanitat,  que la  lucha contra el hambre y la desnutrición es más que una obligación moral o una opción política, se trata de una obligación de derechos humanos jurídicamente obligatoria. Obligación reconocida en  la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y consagrada  en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966.

Se olvida el Conseller, que el derecho a la alimentación es un derecho incluyente. No se trata de un derecho a una ración mínima de calorías. Es un derecho a todos los elementos nutritivos que una persona necesita para vivir una vida sana y activa, y a los medios para  tener acceso a ellos.

En cambio nos quiere hacer creer el Conseller que en Catalunya la consecución del derecho a la alimentación es un tema privado y no público.

Nos quiere hacer creer que Catalunya  es el único país del mundo donde el hambre no tiene que ver con la pobreza, el único país del mundo donde el hambre afecta igual a ricos y a pobres, el único país  del mundo donde la  ausencia de políticas públicas destinadas a garantizar este derecho o la  bajada  brutal de gasto en derechos sociales, becas de comedor, etc… no tiene que ver con el aumento de desnutrición, el único país por tanto donde la administración pública se desentiende del asunto porque Catalunya debemos ser el único país del mundo donde el hambre es voluntaria.

Javier Guzmán

Director de VSF Justicia Alimentaria Global