La maldición de la Lechera. El País 2/09/2012

El sector lácteo del estado español atraviesa una de las peores crisis que se recuerdan, la bajada progresiva de precios está provocando que cientos de pequeñas y medianas explotaciones ganaderas tengan que cerrar ya que no pueden, ni siquiera, cubrir los costes de producción. En 1994 existían 140.000 explotaciones lácteas, hoy sólo quedan 23.000 en todo el Estado.  En este momento el precio que reciben los ganaderos está por debajo de los costes, y la crisis no podemos decir que  es coyuntural si no estructural.

Pero la crisis no ha venido del cielo, la presión a la baja de los precios y la desregulación de los mercados interesan, y mucho, principalmente al modelo agroalimentario industrial que se ha impuesto en los últimos años. Se trata de un modelo de concentración de grandes agroindustrias y cadenas de distribución, en este modelo son los conglomerados empresariales quienes fijan los precios y llevan a los pequeños y medianos ganaderos a la bancarrota. En este momento además los ganaderos  se encuentra en una pinza imposible,   sufren  por un lado la bajada de precios por parte de las grandes distribuidoras y por otro la subida brutal de los precios de los cereales básicos para el alimento del ganado, llevado por la actual ola de especulación alimentaria a nivel internacional, nada menos que un 25% los últimos meses y todo indica que seguirán incrementándose.

Esta deriva desrregulacionista se hace del todo evidente a la vista de que la única medida adoptada por el Ministerio competente (Agricultura) ante la crisis: reunirse con las grandes agroindustrias y cadenas de distribución para pedirles “por favor” que aflojen la soga del ahorcado, que sean sensibles a la situación del sector lácteo y que lleguen a lo que llaman un “Acuerdo Voluntario de Buenas Prácticas Comerciales entre productores, industriales y distribución”.

Ustedes pueden juzgar si esta reacción es suficiente y proporcionada o no, lo cierto es  que es una clara consecuencia de años en los que los poderes públicos han patrocinado la desregulación dando lugar a una total pérdida de competencias y capacidad de intervención en los mercados de la alimentación básica.

La desaparición progresiva de estos ganaderos y ganaderas nos afecta a todos y todas. No sólo tiene que ver con la leche que ponemos en nuestra mesa, también afecta al empobrecimiento económico de nuestros pueblos, y al futuro de la ganadería y a la conservación del entorno y del medio rural.

Javier Guzmán

Director de VSF Justicia Alimentaria Global

Anuncios

Una respuesta a “La maldición de la Lechera. El País 2/09/2012

  1. Un vaqeuro de Guadalix se ha visto obligado, junto con sus hijos a la innovación ya que lo que le pagaban por la leche no le cubría ni los costes. La empresa se llama, mivaca, en mi barrio (sector tres de Getafe) han distribuido un par de maquinas expendedoras con productos lacteos, buenísimos!! y una dispensadora de leche, riquísma también. Los precios son muy asequibles. La otra opción para esta familia era cerrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s